martes, 17 de julio de 2007

Cuestión de prioridades

Llevo con este título bastante tiempo pero no me había puesto a escribir ya que no tenía tiempo por culpa de los exámenes y hoy me he acordado de él.

Hay muchas cosas que me parecen realmente mal: la crueldad, la hipocresía, la falsedad de tantas personas... Cosas que de verdad no soporto y consiguen ponerme de los nervios hasta el punto de aborrecer a ciertas personas.

Una de ellas es ese egoismo que aparece en muchas personas a la hora de establecer sus prioridades... Y es un problema más común de lo que parece, de hecho la mayoría de nosotros pecamos de ello. ¿Quién no ha puesto antes alguna vez el estudiar, divertirse o incluso hacer el vago a ayudar a otra persona?

A veces me pasa que por el agobio de los exámenes me olvido del resto del mundo, me encierro en mis problemas y no estoy disponible para nadie... Por suerte me doy cuenta y, después de aborrecerme a mi mismo por ello, recapacito e intento cambiarlo.

"No es que no te quiera ayudar, solo es una cuestión de prioridades y yo necesito este tiempo para aprobar" aunque parezca mentira conozco a algunos "amigos" mios que adoptan esta postura cuando llega la época de los exámenes y "pasan" de cambiarla... No tienen otro objetivo más que aprobar y piensan en su futuro por encima de todo, dandoles igual el hacer daño a otras personas o el no hacerles un favor ayudandolas.

¿Para qué quieres un brillante futuro, con un expediente perfecto si has pasado de tus amigos cuando te han necesitado? ¿Para que quieres alcanzar el éxito si cuando llegues a él vas a estar en la cima solo y con un vacio en tu interior por la falta de gente que te aprecie y a la que hayas ayudado?

No tiene que ser el miedo a la soledad lo que nos incite a ayudar a otras personas (eso es más egoista que lo anterior) sino por hacerles la vida más fácil.
Nunca tenemos que poner en esa "lista imaginaria" de prioridades a nosotros mismos en primer lugar...

1 comentario:

Blanca dijo...

La amistad lo es prácticamente todo. Falsas son las personas que dicen que no necesitan a nadie...

Veo que estás decepcionado, no me extraña; pero parece que tenemos que estar preparados para ese palo. Yo también me he dado cuenta de que muchas personas no son como las esperamos. Al final los amigos se cuentan con los dedos de la mano, y quien antepone los estudios a algo importante, no merece tener un hueco en tu agenda de verdaderos amigos.

Veo que tienes las cosas claras -también por el post anterior- eso es bueno... Al menos tú no fallarás a nadie.

¿Qué si me importa que me escriban comentarios?

Al revés, todo lo contrario, me anima el saber que hay alguien a quien, inexplicablemente, le gusta lo que escribo.